Juegos educativos: Para reforzar el aprendizaje divirtiéndose

Los juegos educativos son juegos creados para enseñar a los niños sobre un tema específico o para darles una habilidad. Tiene muchos beneficios en el aprendizaje de los niños, ya que se consideran una herramienta educativa más, que a los pequeños les gusta muchísimo. Este tipo de juegos ofrecen diversión, motivación, interacción y emoción.

Los juegos educativos para niños ayudan a transformar el aprendizaje y la educación, y están cambiando la perspectiva de que los juegos solo sirven para entretenimiento, ya que hay más que una industria involucrada en estos juegos. Son importantes porque ayudan a que los niños además de jugar, se enseñen a pensar y actuar más.

Hay dos tipos de juegos didácticos: Los que no son de colaboración (en el que un niño puede jugar solo) y los colaborativos (el que permite que los niños trabajen junto con otros y desarrollen el pensamiento profundo, así como habilidades para resolver problemas juntos en lugar de solo memorizar un tema).

El valor de un juego educativo

Como recurso educativo, un juego permite:

  • Mantener interés por el aprendizaje.
  • Tener una actividad mental constante: Exploración, creación, fantasía e imaginación.
  • Favorecer el desarrollo integral del pequeño: De forma intelectual, afectiva, social, del lenguaje y de forma emocional.
Desde siempre, los juegos educativos han estado presentes en el desarrollo de los niños

Beneficios del juego

  • Contribuyen al desarrollo psicomotriz, cognitivo, afectivo, social, moral y emocional del niño.
  • Adquieren experiencia sobre el mundo que les rodea.
  • Les proporciona una oportunidad de creer en sus propios significados.
  • Contribuye a estrechar vínculos afectivos.
  • A través del juego, se relajan y divierten.
  • Estimula al niño por su carácter motivador y lúdico.

Ventajas de los juegos educativos

Una de las principales ventajas de este tipo de juegos es que dan a la oportunidad a los niños de centrarse en un escenario, a la vez que aprende acerca de las consecuencias de sus actos, al elegir acciones en una situación en específico. Conforme se van comprometiendo con el juego, se hacen más dispuestos a aprender sobre el tema, así como de encontrar nuevas soluciones a sus problemas.

Además, en lugar de memorizar el material visto, como lo haría al ver un documental, los juegos educativos le permiten a los pequeños ser participantes activos descubriendo nuevas ideas, soluciones y estrategias, así como sentir la presión o tensión, en el momento más complicado del juego –Cosa que sucede a diario en la vida real-

Ayudan también a tener mejor autoestima, una vez que resolvieron un problema, así como a fortalecer la memoria, ya que los ayudan a concentrarse porque están atentos en cada nivel que están jugando. En fin, los niños son motivados para jugar con juegos educativos de forma natural.

Con información de https://plazatoy.com/blog/juegos-educativos-juegos-para-aprender/ y https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/el-valor-del-juego-educativo.html